Carol

Nos recibe la abuela, quien cuida de Carol desde que tenía dos años; es huérfana. La abuela está enferma y no dispone de medios económicos para  hacer frente al gasto de los estudios.

Al comunicarle Leire que iba a poder ir a la escuela de Makambako, la mujer lloró de alegría.