Edda

Nos recibe la madre, en la cocina donde el aire está cargado del humo de la leña que está ardiendo entre algunos ladrillos en medio del cuarto. La madre no puede levantarse por su enfermedad. Es viuda y tiene tres hijos.  Edda no tiene ninguna posibilidad de estudiar.